lunes, 20 de abril de 2015

Cocina liviana, una elección de vida.

¿Conoces cómo empezar a cambiar tus hábitos de alimentación? Desde COCINA LIGHT te ayudamos con los primeros pasos. Mirá…


Cocinar liviano es una forma rica y saludable que combinada con actividad física diaria contribuyen a mantener un buen estado de salud. Para ello es necesario aprender técnicas sencillas de cocción y condimentación, seleccionando y combinando adecuadamente los alimentos  que en este blog ya iremos hablando más detenidamente.
Cocinar en forma liviana y de esta manera mejorar la calidad de la alimentación es una buena forma de modificar tus hábitos alimentarios, que te ayudará a mantener o alcanzar, en conjunto con un plan nutricional, un peso normal, sano y saludable. Esta es una manera muy sencilla de prevenir complicaciones como la hipertensión, el aumento del colesterol y la diabetes entre otras.
Para empezar, es necesario tener una alimentación variada en alimentos, que le brinden al organismo, de todas las sustancias que lo integran en proporción y cantidad, y al mismo tiempo, siempre debe ser suficiente para poder cubrir las necesidades calóricas del organismo y mantener el equilibrio de su balance.
No es necesario ser un gran cocinero o haber hecho un curso de chef para realizar mejores preparaciones. Al cocinar o condimentar es preferible optar por aceites de oliva, canola y soja por su saludable composición en grasas, pero ten en cuenta que, como cualquier otro tipo de grasa, aportan muchas calorías. Por lo tanto, ten cuidado en su consumo.
Reemplaza la harina y el arroz blanco por los integrales dado que, al igual que las legumbres, tienen un bajo índice glucémico. Estos aportaran mayor cantidad de fibra a la dieta lo que mejorarán el tránsito intestinal y brindaran mayor poder de saciedad.
Reemplaza la sal por diferentes especias, condimentos y hierbas aromáticas, estas realzarán y aportaran muy buen gusto a todas las preparaciones, de esta manera mejorará la salud cardiovascular y a su vez evitarás numerosos problemas relacionados al consumo excesivo de sal.
Al elegir productos lácteos ya sea leche, queso, yogurt, entre otros, selecciona los descremados. No olvides incorporarlos diariamente a la dieta ya que el contenido de calcio, junto a la vitamina D, cuidarán la salud de los huesos manteniéndolos sanos y fuertes, evitando problemas como la osteoporosis.
Aumenta el consumo de frutas y verduras frescas, si es posible preferir las frutas con su cascara, ellas aportaran mayor cantidad de fibra, vitaminas y minerales, son ideales como colaciones entre comidas y postres. Un alimento que no debe faltar nunca en la casa.
En cuanto a las carnes, elegir preferentemente cortes magros de carne roja como lomo, peceto, cuadril, cuadra o nalga eliminando siempre la grasa visible. Al pollo es preferible cocinarlo sin su piel. En cuanto a los pescados, también es preferible optar por los magros, eligiendo preferentemente los de mar por sobre los de río por su alto contenido en omega 3 como por ejemplo, merluza, lenguado, atún, sardina y salmón, entre otros.
Reduce el consumo de azúcar refinado (de mesa, mermelada, dulces, gaseosas o jugos azucarados) pues no tiene ningún aporte nutricional, son hidratos de carbono de absorción rápida que favorecen una mayor liberación de insulina (hormona que facilita el depósito de grasa y aumento del apetito), es preferible reemplazarlos por edulcorantes o productos light.
Finalmente ten en cuenta que al modificar tus hábitos alimentarios podrás incorporar la cocina liviana a tu estilo de vida. Esto es tan solo un primer paso, quizás resulte difícil al comienzo, pero es cuestión de voluntad y perseverancia. Nosotras desde COCINA LIGHT te acompañaremos con consejos e ideas que te ayuden a continuar el camino, y si tropiezas, acá estamos para darte ánimo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias! tu comentario es muy importante para mí.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...